December 18, 2011

El baile de la Victoria



La complejidad de los sentimientos no ha sido, tradicionalmente, materia apta para la alta joyería. En este caso, como en el de los bombones, funcionan mejor las premisas simples y blancas. La fría belleza de las tiaras principescas refleja una profundidad emocional comparable a la de una piscina infantil. La muerte, el miedo, la lujuria, el delirio o la rabia que en realidad esconden las joyas raramente se dejaba sentir, en el pasado, en su inmaculada superficie. Esa clase de emociones se ventilaban en el interior de las alcobas en las que se regalaban, se acariciaban o se contemplaban entre sollozos. Una nueva generación de joyeros, en la que destaca Victoire de Castellane, ha contribuido a que las joyas se hayan arrancado el corsé de los cuentos de hadas.

La prueba de hasta qué punto ha impulsado esta diseñadora la narrativa de su oficio llegó en primavera de este año. Una serie de piezas, a medio camino entre las alhajas y las esculturas, fueron expuestas en la sede parisiense de la galería Gagosian, acaso la más importante del mundo del arte. La exposición Fleurs d'excès (flores de exceso, en un título llamado a evocar a Baudelaire) se convertía en la primera ocasión en la que De Castellane firmaba con su nombre en lugar de hacerlo para una marca. Pasó 14 años en Chanel y desde 1998 trabaja en Dior, la casa desde la que ha revolucionado el sector. Las fantasías narcóticas y eróticas contenidas en aquellas inclasificables obras son una extensión -más salvaje y provocadora- de la fantasía que se ha convertido en símbolo de la alta joyería de la casa francesa. Su apuesta por referencias que cuestionan la noción del buen gusto -más cercanas a los musicales de Hollywood que a la tradición de las casas reales- ha generado una legión de copias y ha acercado las venerables vitrinas de Place Vendôme a la estética de las calles de Tokio. Puede que las piezas de la galería Gagosian se vendieran como objetos artísticos y las de las tiendas Dior sean productos comerciales, pero su frontera conceptual está cubierta por la bruma.

Ciertamente, es difícil que referencias tales como "una pareja que practica el sexo, desinhibida por el consumo de éxtasis" sean alguna vez materia apropiada para Dior. En cambio, su última colección mayor para la firma, Le Bal des Roses, se inspira en la alta costura y en los bailes que se celebraban en París en los años cincuenta. Sin duda, un terreno más convencional. Pero, hablen de delirios psicotrópicos o de encajes, sus creaciones comparten la capacidad de sacar oscuridad de la fantasía y mezclar lo sublime con lo grotesco. Es fácil comprender la filosofía estética de Victoire de Castellane cuando uno entra en su estudio, atestado de bolas de nieve con los personajes de las películas de Disney. Es el despacho en el que Alicia trabajaría si se hubiera quedado para siempre al otro lado del espejo.

"Los pétalos de estas rosas reproducen la suavidad del satén, y las piedras que los cubren emulan los bordados", dice acariciando las 12 piezas únicas que componen Le Bal des Roses, vendidas a coleccionistas en cuestión de semanas. De Castellane se tomó mucho más tiempo para elaborarlas: han pasado cuatro años desde que firmara una propuesta de estas características para Dior. Entre tanto, ha creado líneas de mayor difusión -y menor precio- para la firma. Un modelo de negocio parecido al de la ropa, donde las colecciones de alta costura dan la imagen, y las de prêt-à-porter, los beneficios. "Es bonito tener tiempo para desarrollar ideas en estos días", afirma. Tal vez porque la creación de estos anillos, collares y pendientes ha corrido en paralelo a la de la exposición, están exentos de la tóxica sensualidad de las flores venenosas que protagonizaron la línea Belladone Island en 2007. Estas piezas resultan más románticas y menos perturbadoras.

Casada dos veces, madre de cuatro hijos y amante de los vestidos de Azzedine Alaïa, Victoire de Castellane lleva el hedonismo en los genes. Hasta el punto que ella y su hermana Mathilde, como una broma privada, tuvieron un cameo en la película María Antonieta. Es difícil relatar su historia familiar sin recalar en su extravagante tío bisabuelo, Boni. Nacido el día de San Valentín de 1867, Boni de Castellane fue una encarnación legendaria de la fantasía del dandi. Se casó con una rica heredera estadounidense y gastó 10 millones de dólares de la época gracias a un tren de vida desmedido. Incluía un palacio rosa en el que se celebraban las fiestas más opulentas de la belle époque, a las que acudía Marcel Proust. Para rematar el literario periplo, la esposa de Boni se fugó con un primo y terminó desahuciado. Su caso se utiliza para entender la mezcla de fantasía, exceso y delirio que se filtra en las creaciones de Victoire.

Ella admite que los fundamentos de su estilo están vinculados a su biografía. "Fui una niña solitaria y con mis trabajos siempre estoy reparando algún daño de mi infancia", cuenta. El estallido de vida que domina en sus obras habla, sobre todo, de la fragilidad y el miedo a la muerte que le acompañan desde pequeña. Sus padres se separaron cuando tenía tres años y quedó al cuidado de su abuela. Para escapar de la traición paterna y sumergirse en la fantasía, Victoire se dejaba deslumbrar por el cegador brillo de las exageradas alhajas de su otra abuela, Sylvia. Casada con un heredero del cognac Hennessy, contaba a Barbara Hutton entre sus mejores amigas y compartía con ella la afición por las piedras de alto voltaje.

La primera creación de Victoire se remonta a los cinco años, cuando su madre le regaló un brazalete para tratar de reconquistar su afecto. Lo convirtió en unos pendientes y desató su ira. A los 12 fundió las medallas de su primera comunión para moldear un anillo. El estricto uniforme que llevaba en el colegio Lubeck -donde también estudió su amiga Cécilia, la segunda esposa de Nicolas Sarkozy- alimentó su gusto por la experimentación con los accesorios.

Esa vocación aventurera explica, tal vez, que una creadora autodidacta haya triunfado en un oficio tan regio. Inicialmente fue una apuesta de su tío Gilles Dufour, mano derecha de Karl Lagerfeld, y quien la llevó a Chanel en los años ochenta. Pero quien más fuerte se la jugó fue Bernard Arnault. La sacó de Chanel y le dio libertad para crear la división de alta joyería de su marca favorita. La forma en que ella ha incorporado complejidad al cuento de hadas ha superado las expectativas. ¿Qué necesita una mujer para contar su historia? La independencia económica y personal que cita Virginia Woolf en Una habitación propia y un anhelo expresivo que trasciende épocas y disciplinas. "Lo que más me interesa son las mujeres. El universo femenino es mi principal inspiración", apunta. "Mis joyas son como mujeres. Cada una tiene una historia. Les ocurren cosas y quiero que transmitan lo que les pasa y, sobre todo, lo que sienten".


Eugenia de la Torriente
El País
18 de diciembre de 2011








***

October 14, 2011

Silhouette



Richard Burbridge para Vogue Italia, marzo de 2011.











***

October 12, 2011

Chanel A/W 2011



Encantador :)















***

October 11, 2011

Lace Up

120MM Calfskin Laced Back Boot 


Oh my Gosh! Yo quiero unos así right here, right now xD ( luisaviaroma.com )








***

September 24, 2011

Wild at heart


Peter Lindbergh para Vogue US en el número de septiembre de 1991 con el casting de modelos más importantes del momento: Cindy Crawford, Claudia Schiffer, Helena Christensen, Karen Mulder, Linda Evangelista, Naomi Campbell, Stephanie Seymour y Tatjana Patitz.

Me encanta el aire macarra-chic ;-)














***

August 31, 2011

Mami, ¿me queda bien?

Niñas convertidas en mujercitas sexys. Los franceses la han vuelto a liar al promocionar ropa con insinuantes modelos infantiles. Ni son las primeras ni serán las últimas

De crías todas nos hemos probado los zapatos de mamá y destrozado alguna barra de labios jugando a ser mayores delante del espejo. Eso es un juego de niños (bueno, de niñas). Esto otro no. Maquillaje, pelo cardado, mirada coqueta y postura insinuante. ¡Pero si estas criaturas todavía están en la edad de creer en la magia de Papá Noel!

La firma de ropa francesa Jour Après Lunes acaba de sacar una colección íntima infantil para niñas de 4 a 12 años cortada con patrones similares a la lencería de las mujeres -es una línea de 'loungerie', una mezcla de ropa interior y de estar en casa-. La polémica está al rojo vivo. Las fotos de crías con sujetadores minis y collares de perlas han reabierto el debate sobre la sexualización de los menores con la misma intensidad que crece la riada de críticas. La creadora de la colección, Sophie Morin, asegura que «no hay ninguna connotación vulgar» en las imágenes y que las prendas «son totalmente opacas, sin transparencias ni encajes. Las fotos solo tienen una interpretación: son niñas jugando. Si se miran con detalle se ven pequeñas piezas de juguetes: animales de granja, muñecas, accesorios para niñas... Sus peinados son exagerados, como lo son los juegos y el universo de las niñas». Pero, insiste Morin, nada de «tacones, esmalte de uñas o pintalabios», como usaban las chavalas que salieron hace unos meses en la revista 'Vogue', crías de 7 años con máscara de pestañas, tacones de aguja y vestidos ajustados posando recostadas y sugerentes sobre sillones y camas con estampados de leopardo. «Esto no tiene nada que ver con aquello. No sé si de no haberse producido el caso de 'Vogue' se habrían dado reacciones así a nuestra colección», claman desde Jour Après Lunes.

Igual no es lo mismo, pero les han llovido críticas igualmente. En algunos blogs de moda se habla de imágenes «asquerosas» y algún medio ha rechazado publicar la controvertida colección por el pudor de enseñar a niñas con las piernas y la tripa al aire.

«El problema no es la ropa en sí. Es la manera en la que posan las niñas. Si hubieran estado completamente desnudas, pero sin mirar a cámara, sería menos ofensivo», sentencia Tomi-Ann Roberts, doctora en Psicología de la Universidad de Colorado (Estados Unidos) y estudiosa de la sexualización infantil.

- ¿Qué mensaje transmiten estas fotografías?

- El mensaje es que debes desplegar tu sexualidad para ser considerada una mujer valiosa, -responde por correo electrónico-.

Y no es solo la publicidad, advierte la experta. Son todas las cosas que rodean al universo infantil femenino... Las mismas muñecas. A propósito de esto, Roberts relataba en un artículo una anécdota muy gráfica: «Iba con mi hija de 7 años por una calle de Berlín y sin darnos cuenta nos adentramos en una calle donde había prostitutas abordando a los clientes. Mi hija se quedó fascinada con una de ellas, una chica con cabello largo y negro y botas altas. 'Es tan guapa, mamá. Se parece a mi muñeca', me dijo».

La psicóloga estadounidense formó parte hace cuatro años de un equipo nacido en el seno de la asociación americana de psicología para investigar las consecuencias de la sexualización infantil (y femenina): «Son los medios de comunicación y la publicidad, pero también los padres que pagan operaciones estéticas a sus hijas adolescentes (...). Las chicas empiezan entonces a verse como objetos sexuales». Lo que puede tener consecuencias funestas en el futuro, advierten: «Podría derivar en baja autoestima, desórdenes alimenticios, infelicidad... La sociedad no es consciente de este problema».

Ni el mundo de la moda parece estar dispuesto a renunciar a las 'lolitas'. «Es una estrategia de marketing, se busca la novedad mostrando a niñas en actitudes provocativas y sexys», explica Guadalupe Cuevas, experta en moda y responsable de la web www. fashionassistance.com. Y funciona: «'Vogue' logró con sus polémicas fotos un éxito de ventas, pero es muy negativo mostrar a niños como mayores y en actitudes de tipo sexual. Las niñas pequeñas que no tienen pecho bajo ningún concepto deben llevar sujetador», apunta la experta. Desde la firma francesa aclaran que no son sujetadores, que son «trajes de baño», pero «con apariencia de lencería», insisten los críticos con esta colección.

- Y los desfiles de modelos infantiles, ¿son también negativos para los chavales?
- En estos desfiles, los niños llevan ropa que se corresponde a su edad, bailan sobre el escenario o hacen juegos y están maquillados lo imprescindible para las luces y cámaras. Las marcas cuidan mucho las formas y resulta un espectáculo simpático y divertido. No es lo mismo -explica Cuevas-.

Más problemas ve Tomi-Ann Roberts a los desfiles donde modelos adultas y celebrities «van vestidas como niñas, con coletas y grandes escotes». Contra esta moda poco se puede hacer, pero sí se puede intervenir en las cuestiones que afectan a los menores. En Reino Unido han elaborado una guía de buenas prácticas para las firmas de ropa infantil. Quieren evitar que se cuelen en los escaparates vestidos con las imágenes del conejito de Playboy o camisetas para crías de 10 años con leyendas del tipo 'Soy un bombón'. El portal de internet 'Mumsnet', que aglutina a diversos colectivos de padres, lanzó la campaña 'Deja a las niñas ser niñas' para solicitar que se retiraran del mercado productos infantiles y «sexys».

Tomi-Ann Roberts aplaude la iniciativa británica: «Creo que los europeos son más sensibles a estas cuestiones y distinguen entre un cuerpo desnudo en una sauna y otro expuesto para el placer y el consumo de otros», cuenta a V. Y esa sensibilidad, corrobora Guadalupe Cuevas, se aprecia en la ropa: «Nosotros ponemos pololos y vestidos de nido de abeja a nuestros hijos, pero en Estados Unidos las niñas visten leggins, tacones y se tiñen el pelo». Ahí está Suri, la hija de Tom Cruise y Katie Holmes, que lleva zapatos de mujer y bolso. ¿Un ejemplo a imitar o a evitar? «Lo de los tacones debe ser malísimo para un niño, pero Suri crea tendencia. Y también Maddox, el hijo de Angelina Jolie y Brad Pitt, o el hijo de Gwen Steffani, que lleva el pelo azul», enumera Cuevas.

- ¿Los niños españoles no marcan tendencia?

- Aquí les vemos poco y con la cara pixelada. Quizá en España las madres se fijan en las infantas Leonor y Sofía para vestir a sus hijas.

El estilo, en todo caso, nada tiene que ver con el de la pequeña Suri Cruise o con el de Thylane Blondeau, 10 años, hija del internacional francés Patrick Blondeau y de una actriz y presentadora de televisión. Era una de las tres niñas de 'Vogue' y sus padres no vieron problema en exhibirla en la revista. Incluso le abrieron un perfil en Facebook, que ahora su madre ha cerrado. ¿Por qué? Ha visto que las fotos de su cría empezaban a colarse en páginas menos reputadas que las de 'Vogue'.



Yolanda Veiga
Las Provincias
1 de septiembre de 2011


***

August 18, 2011

Chaqueta de DSquared


Pocas cosas llegan a gustarme de DSquared pero no le pongo ninguna objeción a esta chaqueta ;-)



***

June 24, 2011

June 05, 2011

Cruz y tacón



Me encantan!!!! Pero no encontré de quién son :P

Foto de Txema Yeste para Harper's Bazaar de España para la edición de junio de 2011.



***

La 'top model' es hombre



Desde que hizo su espectacular aparición en las pasarelas que presentaban las colecciones de primavera / verano de esta temporada se habla de él en todas partes, aunque también se habla de ella. Él y ella son Andrej Pejic, el modelo australiano de 19 años al que Jean-Paul Gaultier y Vivienne Westwood visten de mujer, al que Steven Meisel fotografía su androginia y al que Marc Jacobs ha bendecido al poner su cuerpo y su rostro en su campaña de primavera. Además, los bucles rubios cayendo sobre el torso desnudo de este hombre que podría ser mujer se han convertido en la escandalosa portada de la exclusiva revista Dossier, que denunció un intento de censura por parte de las librerías Barnes & Noble, aunque después la empresa asegurara a The Huffington Post que jamás quiso cubrir de plástico oscuro la polémica portada.

Por si esto no fuera suficiente, la revista masculina FHM le ha otorgado en su edición de junio el puesto 98º entre "las mujeres más sexy del mundo" -por delante de Lady Gaga-, aunque la elección tenía truco: estaba aliñada por un artículo de Internet que se mofaba de la feminidad de un hombre que ha dicho, entre otras cosas, que estaría dispuesto a cambiar de sexo y ponerse senos postizos para ser modelo de Victoria's Secret. "Para vomitar", espetaba la revista... antes de retirar el artículo de Internet (con disculpas incluidas) tras convertirse en la comidilla del planeta del dedal.

Pero ¿quién es Andrej Pejic? "Es el reflejo de nuestros tiempos. Ahora que en el mundo de la moda la sexualidad se cuestiona y se difuminan las fronteras, Andrej es exactamente lo que se ve ahí fuera". Es muy posible que el clásico macho ibérico no esté de acuerdo con esta visión de la realidad que Harriet Quick, redactora de moda de la edición estadounidense de Vogue, ofrecía en el diario The Telegraph en referencia al chic@ de moda. Sin embargo, quien se haya paseado por locales frecuentados por adolescentes no encontrará la androginia de Pejic ni excesiva ni sorprendente, y sí bastante cercana a una parte de la realidad.

La inquietante belleza de este joven nacido en Bosnia y crecido en Australia saltó a las pasarelas hace unos meses, en la presentación de las colecciones de primavera / verano de este año, envuelta no en ropa de hombre, género al que biológicamente pertenece, sino como estrella de la colección de mujer de Gaultier, quien se atrevió a ponerle hasta un traje de novia. Alto, rubio, delgadísimo, con un rostro de proporciones griegas y una mirada de mujer perturbadora, Andrej Pejic siempre pareció una chica, según él mismo ha dicho en varias entrevistas. Y esa apariencia natural, con la que aprendió a jugar y a experimentar en su adolescencia, se ha convertido en el nuevo motor que marca tendencias.

Hace apenas dos años este chico, que explota su físico pero utiliza la cabeza para devorar la obra de León Trotski, trabajaba en un McDonald's en Melbourne, donde fue cazado por una agencia que le invitó a desarrollar músculo para ser modelo masculino. Su instinto le sugirió que se alejara del gimnasio. "Menos mal, si no, no cabría en las prendas de chica", dijo en una entrevista en The Telegraph. Y como la vida de un modelo es breve, Pajic ya tiene planes de futuro: estudiar leyes o economía.





Bárbara Celis
El País
5 de junio de 2011


*******


Las preguntas que flotan en el aire, después de leer esto, son: ¿Por qué se "denigra" tanto la imagen de la mujer: sus curvas, sus defectos y virtudes corporales? ¿Por qué aquellos (y terriblemente también aquellas) que se dedican a diseñar nuestra forma de presentarnos ante este mundo de apariencias deidifican la imagen andrógina? ¿No se suponen qe diseñan para las mujeres? ¿No se supone que antes que obras de arte, como lo son muchas colecciones, las prendas deben destacar la voluptuosidad de la mujer?

Estoy cansada de toda esta necedad impuesta por cretinos, así se apelliden Laggerfeld, Ford y demás, de eliminar la imagen natural de la mujer. Estoy cansada de que sólo quieran ante ellos "jovencitos" pubertos sin pechos, sin caderas, sin culo, pero eso sí delgados como palillos. Estoy cansada de que las mujeres reales casi tengan que disculparse por poseer cuerpos nsturales. Estoy cansada de que las mujeres que pertenecen al mundo de la moda en todas sus vertientes y escondrijos callen y soporten este desprecio, inclusive, llegando al extremo de apoyarlo.



***


May 13, 2011

Lo que luce Lady Gaga en el video Judas



1. María Magdalena y "Jesús" lucen coronas de la diseñadora Marianna Harutunian, joyería de Erickson Beamon y Gaga luce uñas enjoyadas de Aya Fukuda.

2. Gaga luce dos modelos de Christian Lacroix. El primero es un corset que pertenece a la colección Fall 2008.

3. El segundo es un vestido de novia de encaje y satín que también pertenece a la colección Fall 2008.

4. Vestido dorado de Sally LaPointe.



Y esta "curiosidad" que me encanta, jejeje, es de la firma Haus of Gaga xD





http://www.youtube.com/watch?v=wagn8Wrmzuc




***

March 05, 2011

Illuminati S/S '11



Desde la Fashion Week de Australia :)



***

March 03, 2011

February 27, 2011

David Koma A/W '11




David Koma en la London Fashion Week. Fotografías de Simon Ackerman.









***

February 13, 2011

January 05, 2011

Carillon Quilted Clutch




Una obra de arte de Christian Louboutin que me encanta!!! ;-)










***